“Hacer cerveza es nuestro mayor acto de rebeldía”. Mis días en VENEZUELA.

Como todos saben, soy venezolana. Viví 8 meses en Alemania. Regresé hace 3 meses a mi país y he podido investigar sobre el movimiento artesanal venezolano en este viaje y lo que se está haciendo para promover la cultura cervecera. Venezuela, es uno de los países de América Latina con mayor consumo de cerveza por habitante pero no es un país reconocido mundialmente por producir una amplia variedad de cervezas. Sólo tenemos dos grandes industrias y muy pocas microcervecerías- aunque el movimiento está creciendo a pasos de gigante-. En el 2015 tuve la oportunidad de trabajar en la principal industria cervecera de mi país pero no había tenido chance de conocer a fondo sobre la otra cara de la moneda, es decir, sobre las cervecerías artesanales. Por lo tanto, decidí que este viaje debía ser 100% artesanal y además tenía que compartirlo con ustedes a través de mi blog.

Antes de contarles sobre cervezas artesanales me gustaría pedirles disculpas.

 ¿Pedir disculpas?

Mi país está atravesando la peor de las crisis. En estos 3 meses he visto lo que jamás imaginé: personas comiendo de la basura; la falta de agua, de luz y de servicios básicos es absurda, las personas hacen colas de muchas horas para comprar alimentos de primera necesidad; los delincuentes son los únicos que tienen libertad, el gobierno reprime a los que nos oponemos a su dictadura y esta semana hemos vivido los peores días de este año. Sin embargo, yo no vine aquí a comentarles sobre la crisis de mi país, de hecho prometí que no haría comentarios negativos ni me quejaría de nada y por nada sino que trabajaría por mostrarles lo mejor que tenemos aunque, realmente me parecía muy egoísta contarles que estamos haciendo cervezas mientras algunas personas están intentando conseguir algo de comida en la bolsa de basura o están siendo reprimidos por pensar diferente. Pido disculpas por compartir artículos cerveceros en un país en el que sus habitantes tienen otras prioridades actualmente.

Disculpenme esta introducción, disculpen que me desahogue por este medio. En unos días regreso a Alemania y me voy con una maleta llena de imágenes que duelen profundamente pero también con imágenes de mucha esperanza y con más ganas de trabajar desde la distancia por y para dejar el nombre de mi país en alto y con el sueño de encontrar algún día un país diferente.

                   

             

                     

                

Agradezco a todas las cervecerías artesanales que me abrieron sus puertas durante estos meses y de verdad admiro enormemente el trabajo que están haciendo, admiro que hagan cerveza en un país en el que escasea el agua- la principal materia prima-, admiro que estén usando materias primas de calidad en un país en el que existe un control cambiario y una inflación de más de 1000% y casi todo debe ser importado, admiro que a pesar de la escasez ustedes demuestran día a día que a partir de un taladro pueden construir un molino, admiro que apuesten por nuevas iniciativas, admiro que sean tan unidos, admiro su creatividad, admiro que estén dispuestos a promover la cultura cervecera y como me dijeron una vez:

“Hacer cervezas es nuestro mayor acto de rebeldía”.

Sigan rebeldes muchachos, sigan haciendo lo que aman y no se rindan porque sé que Venezuela será reconocida por sus excelentes cervezas. Los felicito y gracias por creer y soñar en grande.

El trabajo es arduo pero mientras más dificil es, la recompensa es más satisfactoria. Los grandes emprendedores crecen en tiempos de crisis.

Gracias por tanto durante estos meses.

 PROOOOOOOOSSSSST

 

3 comentarios en ““Hacer cerveza es nuestro mayor acto de rebeldía”. Mis días en VENEZUELA.

  • Excelente mi Emily,si es una ardua tarea cualquier emprendimiento en el país, siempre habrá esperanza, esfuerzo y orgullo, un abrazo chiquilla

  • Es así hermana, toca dejar en alto el nombre de nuestro país. Tu eres muestra de que si podemos ser excelentes en lo que hagamos, quejarnos nos hace parte del montón, trabajar nos diferencia todos los días. trabajar amando lo que hacemos es provilegio de pocos, puedes contarte entre los pocos y agradecer a tus lectores y a tus seguidores trabajando cada día más por ser mejor y mejor.

    En pocas palabras, lo tienes todo aprovéchalo, difúndelo, enseña, da, sobre todo da, porque la recompensa es doble.

    te amo.

Deja tu Comentario

A %d blogueros les gusta esto: