0
Experiencias

Los sueños pueden hacerse realidad.

By agosto 18, 2016 11 Comments

Luego de terminar el curso con los muchachos de Pisse des Gottes seguí investigando sobre cerveza – nunca paré- y cuando finalicé todas las materias en la Universidad, comencé a buscar pasantías y por planes del destino; de la vida, de Dios o como quieran llamarlo, no logré hacerlas donde yo quería, en Cervecería Polar (la cervecería más grande de Venezuela). Sin embargo, las hice en el laboratorio de microbiología de una  empresa de vegetales mínimamente procesados. Debo confesar que mi mente nunca estuvo allí – siempre pensaba en cerveza-, a pesar de que en esa empresa aprendí mucho sobre control de calidad y conocí a personas que me enseñaron parte de lo que hoy sé.

     

 Para hacer el cuento un poco más corto – aquí no vine a contarles sobre mi, sino sobre cervezas -. Luego de graduarme en la Universidad, decidí que quería ser maestro cervecero, comencé a investigar sobre cómo podía alcanzar esa meta, en qué países podía estudiarlo, los requisitos, etc. Y así fue como, decidí hacer primero un curso de inglés. Luego investigando aprendí que, el mejor país para estudiar cervecería es Alemania y que como requisito básico debía aprender alemán. Así lo hice y lo sigo haciendo. Comencé el curso de alemán y de inglés al mismo tiempo. 

  

Y ahora ¿Qué hago con mi vida?

Y si sé lo qué quiero ¿Cómo lo hago?

Hallo –  Hello – Eins, zwei, drei…!!

Pero me faltaba algo muy importante: LA EXPERIENCIA EN CERVECERÍA. Comencé en la búsqueda de oportunidades en cervecerías en mi país y en el mundo y no recibía ninguna respuesta. Hasta que un día, entre tantas cartas y correos que envíe, recibí la llamada de un dueño de una cervecería venezolana- lo malo, quedaba muy lejos de mi casa- lo evalúe, ya que era la única opción que tenía para ese momento. Sin embargo dos días después,  recibí la llamada de polar – después de no tener ninguna opción, ahora tenía dos-. Les comento sobre esto porque es importante que cuando quieran algo de verdad hagan hasta lo imposible por lograrlo. Yo envíe más de 30 correos, a conocidos y desconocidos y debo agradecer a todas esas personas que de alguna u otra manera hicieron de ésto una realidad. Sinceramente, yo  sólo esperaba tener la oportunidad de realizar una pasantía como requisito para cursar el máster. Pero resultó mucho mejor de lo que esperaba, me reuní, y me ofrecieron ser aprendiz de maestro cervecero por un período de 10 meses y esa experiencia fue una de las mejores de mi vida. Así fue como mi sueño se hizo realidad, estaba trabajando en la cervecería más grande de mi país. Es por esto que, estaré agradecida con Polar por el resto de mis días, no sólo porque trabajé allí y conocí a personas maravillosas, sino por el valor que representa para Venezuela.     

PROOOOOSSSSSTTT

11 Comments

Deja tu Comentario