Lúpulo y Malta que Dios los conserve: Visita al Monasterio Mallersdorf.

Cuando estaba en Venezuela vi un video sobre una monja alemana que además es maestra cervecera. La historia me pareció super interesante porque es la única que queda en Alemania y en el mundo de un linaje que data desde la Edad Media. Inmediatamente anoté su nombre en mi cuaderno. Sinceramente, yo no tenía ni idea de como podía hacer para contactarla pero sabía que lo lograría.

   

Apenas llegué a Alemania -hace ya 2 meses-  comencé a buscar todas las formas que existían para contactarla. Confieso que no fue tan complicado como me lo imaginé. Le escribí a muchas hermanas del monasterio, hasta que dos días después me respondió ella, diciendo: “Por supuesto, ven y nos tomamos unas cervezas juntas”. Yo no lo podía creer, era un sueño hecho realidad.  Y así fue, el día 24 de mayo viajé desde Múnich hasta la localidad de Mallersdorf. Es una ciudad ubicada en la montaña especifícamente en “Baja Baviera” entre Regensburg, Landshut  y Straubig.  Agradezco a mi amigo Omar y a mi amiga Lili por acompañarme.

 

Al abrir la puerta principal entré a un jardín bellísimo y en el fondo pude ver una sola mesa. Allí estaba ella, sentada junto con otra hermana tomándose un café, me recibió con una gran sonrisa y un abrazo – como si nos conocieramos de toda la vida-.

Le di las Gracias por recibirme e inmediatamente comencé con algunas preguntas que comparto con ustedes en este PROST:

  • Leí que usted es la última hermana cervecera que queda en Alemania y en el mundo. ¿Tiene alguna sucesora?  

         R: Por los momentos no hay nadie más. ¿Quieres ser tú? (Risas).

  • ¿En qué año comenzó a trabajar en el Monasterio como cervecera?.

         R: En el año 1966 comencé a trabajar en el Monasterio y recibí entrenamiento cervecero de una hermana que estuvo antes que yo. Luego realicé mi carrera de cervecería aquí en Alemania y tres años más tarde ya estaba  yo sola encargada de todo esto.

  • ¿Cuántas cervezas consume usted al día?

            R: (Risas). Sólo bebo un vaso de cerveza diario pero los viernes hago ayuno cervecero.

  • ¿Ayuno cervecero? ¿Cómo es eso?

           R: Sólo bebo un cuarto de vaso de cerveza en el desayuno, 250ml en el almuerzo y 500ml o un poco más en la cena pero no se debe comer nada durante el día, con eso es suficiente para rebajar por lo menos 3 kilos, confiesa la hermana. Además ella afirma que la cerveza incluso te puede ayudar a bajar de peso y que como toda bebida alcohólica debe ser consumida moderadamente.

  • ¿Cuál es su cerveza favorita?

            R:  Mi cerveza favorita, por supuesto es la que yo misma produzco aqui en el monasterio y es la Helles Bier o cerveza clara. No estoy a favor de las cervezas modernas -como le dice ella- ni de las cervezas industriales. Yo me considero una persona apegada a las tradiciones y para mi es importante el respeto hacia la Ley de Pureza alemana o Reinheitsgebot.

  • ¿Considera usted que puede existir una relación entre Dios y la cerveza?

           R: Pero por supuesto, la relación entre la Iglesia y la cerveza no es algo nuevo. Es una tradición que data desde la Edad Media, cuando los monjes preparaban las cervezas en sus monasterios para consumo interno y para los peregrinos que los visitaban.  La cerveza es la más pura de las bebidas alcohólicas.

  • Tengo entendido, que ustedes tienen algunas fundaciones. ¿Me podría contar un poco al respecto?.

           R:  Sí, tenemos un Kindergarten acá en Alemania, una casa de niños pobres en África y una en Rumania. Siempre estamos ayudando a los más necesitados, al final esa es la misión que nos dejó Dios a través de la cerveza.

  • Y para finalizar Hermana Doris, ¿Cuál es su consejo para las mujeres que quieren ser maestro cervecero?

          R: Lo único que puedo decirles es que es díficil, tanto para hombres como para mujeres; pero considero que las mujeres que eligen esta profesión son admirables porque tienen que estar preparadas para todo, se necesita mucha fuerza física, capacidad para resolver problemas a diario, lidiar en un ambiente laboral rodeado de muchos hombres y además la mayoría de las veces se debe renunciar por ejemplo a formar una familia, que es el sueño de muchas mujeres. 

 

Y una vez que terminamos las preguntas, iniciamos la parte más

emocionante de la visita:

El recorrido por la cervecería: 

El Monasterio Mallersdorf es un lugar histórico y cultural. Los hermanos Benedictinos fueron los primeros en construir este monasterio que data desde finales del siglo 17.  Durante la guerra fue destruido y desde 1869 fue el centro de los hermanos Franciscanos. En la historia se pueden encontrar archivos que datan desde el año 1623 en los que relatan la existencia de monjes que vendían sus cervezas en barricas.  Y desde el año 1881 hasta la actualidad pertenece a las hermanas Franciscanas. 

La cervecería produce un total de 3000 HL de cerveza y 800 HL de refresco y la hermana Doris Engelhard es la maestra cervecera encargada. Ella se despierta todos los días a las 3:30 de la mañana y al mediodía ya la cocción está lista. Afirma que es un trabajo arduo para ella sola pero le encanta y lo que más le gusta es que al final del día puede disfrutar de un vaso de cerveza, eso sí, debe tener mucha espuma. 

    

El proceso de fermentación en general dura aproximadamente entre 6-7 semanas, para obtener el resultado deseado. La capacidad de la bodega es de 420 hl y los tanques son de acero inoxidable de 70 hl de cada uno. La empresa que los produce se denomina Gresser – es una compañía alemana con décadas de experiencia en la industria y más de 140 años de tradición; está ubicada en la localidad de Regensburgo, Alemania-. Además la cervecería también cuenta con un filtro de cerveza marca Pall SeitzSchenk Filtersystems GmbH. La filtración de cerveza se realiza luego de la fermentación y permite obtener una cerveza sin restos de levadura y sin residuos de fermentación. El sabor de la cerveza filtrada y de la cerveza sin filtrar varía notablemente. Para la filtración se utiliza kieselgur o tierra de diatomeas y es un material filtrante de muy buena calidad comúnmente utilizado en la industria cervecera.  No todas las cervezas son filtradas y no todas las cervecerías filtran sus cervezas.

En el monasterio utilizan una técnica muy antigua y tradicional en el enfriamiento del mosto. El equipo se denomina Kühlschiff. Es un recipiente utilizado en el proceso de enfriamiento del mosto, éste debe ser abierto, amplio y plano y tradicionalmente se construyen de madera. En la actualidad se fabrican también de hierro o cobre para lograr una mejor conductividad térmica, de esta manera el mosto se enfría y adquiere el oxígeno necesario para que la levadura pueda trabajar exitosamente durante el proceso de respiración-fermentación. 

      

 Además también producen algunas cervezas con “fermentación abierta”. Debe tenerse en cuenta que justo en la fermentación abierta es importante mantener todo tipo de contaminación alejada. 

     

El área de envasado cuenta con equipos del año 2002 diseñados por una empresa Suiza en conjunto con empresas alemanas. Está compuesta por una lavadora y llenadora pero además posee un área de envasado de barriles. Las botellas tienen la presentación tradicional alemana, denominadas “Bügelverschlussflasche” o botellas de tapón oscilante con cerradura de hierro de 0,5lt de capacidad. 

Y LO MEJOR PARA EL FINAL…

 Degustamos 3 de sus más famosas cervezas: 

  • Helles Volbier mit hefe (cerveza clara con levadura, es decir, sin filtrar): con un extrato original de 12% .
  • Helles doppelbock  (cerveza clara filtrada): con un extracto original de 18% 
  • Jubiläumsbier: una cerveza que se elaboró en conmemoración de los 500 años de la ley de pureza alemana. 

Y además cenamos todos juntos con pan, quesos y embutidos elaborados en el Monasterio. ¡Una delicia!  

  

 El Kloster o Monasterio Mallersdorf cuenta con un total de 500 hermanas que viven y trabajan a diario en sus instalaciones. Ellas no sólo producen la cerveza de la zona sino que además elaboran su propia cebada para la producción cervecera, pan, quesos, embutidos y leche. 

Para comprar sus cervezas deben asistir directo a la cervecería en un horario comprendido: de lunes a viernes de 7:30am a 17:30. Sábados de 9:00 a 12:00. Los miércoles después del mediodía y los domingos está cerrado. También pueden comprarlas en las licorerías de la zona de Regensburgo, Landshut o Straubing. 

GRACIAS HERMANA DORIS.

Y AQUÍ COMPARTO CON USTEDES EL VIDEO CON EL QUE COMENZÓ ESTA HISTORIA: 

Auf ein Bier mit Schwester Doris 

 

 

3 comentarios en “Lúpulo y Malta que Dios los conserve: Visita al Monasterio Mallersdorf.

  • hola Mi Querida y Amada Emily Leer tu Blog es como adentrarse en ese mundo cervecero tan emocionante y facianante . Nuestra naturaleza es un estado de bienestar, por lo tanto, los problemas y las preocupaciones son solo cosas efímeras que pasan con el tiempo si las sabemos afrontar con seguridad y confianza que todo saldrá bien esa eres tu, todo ese recuento que nos dice como en instante se te prendio la mecha de ver donde estaba esta monja y lo lograste sigueEmily espero tu proximo blog como siempre te amo y te admiro mil felicitaciones dtb

Deja tu Comentario

A %d blogueros les gusta esto: