Emily Oat: Una cerveza venezo-alemana.

Siempre he dicho que lo que más amo de este mundo cervecero es que todas las personas que he conocido hasta los momentos: Tienen la misma pasión y les encanta compartirla. Al parecer, mientras más damos al mundo, más recibimos. El día 6 de Noviembre del 2016 cocinamos una cerveza venezo-alemana. El Sr. Udo Meessen y yo, demostrando una vez más que las fronteras sólo existen en nuestra mente.

 

La historia detrás de esta cocción es maravillosa y me encanta poder compartirla con ustedes.  Todo comenzó en el 2015 mientras planificaba mi viaje a Alemania. Decidí contactar a través de mis redes sociales con personas relacionadas al mundo cervecero, entre ellos estaba el Sr. Udo – quien amablemente me dijo: “Apenas llegues a Alemania avisame”-. Cuando llegué le escribí, pero, por cosas de la vida, del destino o como quieran llamarlo, nunca pudimos cuadrar el día exacto para hacer una cerveza juntos.  Las fechas no coincidían, no surgía la oportunidad. Yo pensaba que el vivía en Hamburgo y me quedaba muy lejos de mi casa. Al final me resigné y dije, será cuando tenga que ser. Para mi sorpresa, el 2 de noviembre viajé a visitar a unos amigos en Oberursel y cuando estoy esperando el tren en Bad Homburg veo en el mapa que una de las estaciones cercanas coincidía con la dirección que el Sr. Udo me había dado hace mucho tiempo- y no era precisamente en Hamburgo-. Yo no lo podía creer y sin pensarlo dos veces, le escribí. El me respondió que el domingo sería un excelente día y que incluso podría buscarme. Me buscó y comenzamos desde muy temprano nuestra cocción. Mis padres siempre me decían: “Emily, no se habla con extraños”, pero es algo que me encanta hacer. Debo confesar, que el día anterior tuve un poco de miedo. El hecho de estar en otro país, un idioma diferente e ir a la casa de una persona que no conocía, me aterraba, pero mis ganas de hacer la cerveza podían más que mi miedo y menos mal fue así, porque considero que ha sido una de las mejores experiencias y agradezco enormemente al Sr. Udo y a su familia por recibirme en casa y por todas las atenciones.

 

El mapa de la estación…

Aquí está su sala de operaciones y su pequeña gran cervecería casera…

Udo Meessen empezó a hacer cervezas durante una crisis profesional, en uno de esos momentos en los que no entiendes lo que está pasando y sin embargo al final sales victorioso. El me contó que su esposa lo ayudó muchísimo y le preguntó – al verlo tan deprimido-: Udo, ¿Qué es lo que tú siempre has querido hacer? – Una pregunta que considero debemos hacerla siempre, no solo cuando estamos en crisis-. Su respuesta fue: ¡Hacer cerveza!. Compraron todos los ingredientes y así comenzó. Se hace llamar “Trashhunters” porque con ese nombre se hizo conocer en la escena del Heavy Metal hace mucho tiempo atrás. La creatividad juega un papel fundamental, ya que hasta el motor de un limpiaparabrisas de carro puede servir, definitivamente su inteligencia y creatividad no tienen límites. Escribió su propio libro, sólo para las personas que hacen cervezas como hobby- lo pueden conseguir en Amazon, más abajo les dejo el link-. Confieso que yo no he podido leer el libro porque mi alemán todavía no es avanzado pero muy pronto lo podré hacer. Creó un grupo de “cerveceros por hobby” en facebook y a través de este, se reúnen a hacer cervezas, a degustarlas y algo que me encantó es que cada cierto tiempo, todos elaboran la misma receta en sus casas, luego realizan una cata y buscan las diferencias entre cada una.

 

Y como dice él: Ya dejó su legado al mundo, tiene su propio libro y salió en el periódico.

 

¡Sí, soy afortunada!

Me regaló un ejemplar de su libro y una cerveza de 0,7 lt Marteu Gaulois o de martillo, del año 2014. Con mucho cuerpo, amarga, muy dulce y un elevado grado alcohólico (11%). Él elabora esta cerveza una vez al año junto con su uno de sus más grandes amigos del grupo de cerveceros por Hobby, casi siempre la realizan en el mes de Junio.

   

En la última foto, uso un  refractómetro, el cual permite medir la cantidad de azúcares presentes en el mosto y así poder calcular su densidad.

Ese día cocinamos una cerveza Stout-. Las cervezas Stout son cervezas de color negro o muy oscuras, poseen un cuerpo elevado y debido a la variedad de maltas que se utilizan en su elaboración, el sabor es tostado. Nosotros hicimos una variante de Stout que es también llamada Oatmeal Stout porque se le añade avena, por eso el Sr. Udo decidió que el nombre sería “Emily Oat”. Comenzamos el día con la molienda de la malta, luego realizamos el proceso de maceración, cocción y fermentación. En nuestra cocción utilizamos una receta especial, creada por Udo, y tres tipos de maltas: Wiener-Malz (de la Maltería Naheland), Caraffa Spezial Typ II (Weyermann) y British Amber (Maltería Warminster). La levadura era de fermentación alta o tipo ale, llamada “Danstar Belle Saison”, de origen belga. El resultado final fue una cerveza con un porcentaje de alcohol de 6% y 70 EBC de color. La limpieza – el trabajo más tedioso e importante- la hizo el Sr. Udo al día siguiente porque el tiempo ya no nos alcanzaba-. El embotellamiento también lo hizo él, dos semanas después.

     

Cuando uno viene de trabajar en una cervecería industrial y luego haces una cerveza artesanal, siempre te preguntas: ¿Cómo se logra este paso del proceso si no se cuenta con este equipo o no dispones de esta tecnología? y resulta que la creatividad es ilimitada. Él diseñó junto con un amigo, por ejemplo, su propio sistema de control de proceso con sensores y demás.

   

Me encantó que la paila de cocción tiene la chimenea diseñada por él a partir de una ensaladera y su propio sistema de enfriamiento de mosto controlado y diseñado también por el mismo.

Mientras cocinábamos, pasamos el día probando las 5 cervezas de barril que tenía en su reserva, las degustamos, identificamos sus características sensoriales y el me iba contando la historia detrás de cada una. Un día inolvidable, definitivamente.

   

El Sr. Udo me contó un poco de la cultura cervecera alemana. Entre esas historias, hablamos del vaso típico de la ciudad de Dortmund: Stößchens, cuya capacidad puede ser de 0,2 lt o de 0,1 lt. Era utilizado para que las personas se tomaran una cerveza fresca de forma rápida mientras esperaban el tren y se popularizó de tal forma que se convirtió en un vaso típico.

 

Y al final sólo nos quedaba probar la cerveza que hicimos. Yo viajé en Diciembre otra vez y nos reunimos. En mi opinión quedó muy bien, el cuerpo estaba balanceado, se podía percibir el tostado de las maltas, el amargo estaba en equilibrio y además tenía un toque dulce: ¡Era una Stout!. La pude compartir con algunos amigos en Alemania y con mi familia en Venezuela y recibí comentarios muy positivos.

Podemos decir que: ¡Los objetivos fueron cumplidos!

  En fin, el día 6 de noviembre de 2016 quedó para la historia de mi vida y nunca lo olvidaré. Muchas gracias al Sr Udo por todo.  

PD: El tenía más de 30 años sin hablar español y sin embargo nos entendimos muy bien. Nos comunicamos todo el día en español, alemán e ingles. Definitivamente, un intercambio cultural al 100%.

Y para terminar…Los Tips cerveceros:

  1. El enfriamiento es una etapa fundamental en el proceso cervecero, pero no debe hacerse bruscamente. Para ello, una vez que termina la cocción, debe pasar por un rotapool, el cual permite que la temperatura baje un poco y además se sedimenten las proteínas de alto peso molecular y otros residuos (clarificación) – que no los queremos en nuestra fermentación ni en el producto final-. Luego se procede a enfriar hasta llegar a 12° C o a 20°C dependiendo del tipo de cerveza que se desee elaborar. Esto se realiza de esa manera para que la levadura no reciba un choque térmico en el proceso de fermentación.
  2. La primera etapa del proceso cervecero, es la cocción del mosto y sabemos que el mosto ya está listo cuando los azúcares han sido desdoblados, para ello debemos realizar una prueba de yodo o prueba de color.

El link del libro Hobbybrauer, lo pueden conseguir en amazon:

HobbyBrauer Libro en Amazon

 

PROOOSSSSTTTTTT…

2 comentarios en “Emily Oat: Una cerveza venezo-alemana.

Deja tu Comentario

A %d blogueros les gusta esto: