0
Experiencias

Un nuevo comienzo, un nuevo reto. Mi vida en Alemania.

By octubre 6, 2016 26 Comments

El 26 de abril de 2016 llegué a Alemania específicamente al estado de Baviera. Aquí vivo con una familia alemana y trabajo como Au pair, cuido a dos niños (de 3 y 6 años), aprendo el idioma, la cultura alemana y enseño a los niños algo de inglés y español.

¿Au pair? ¿Y la cerveza? ¿Qué pasó aquí?

Ser Au pair fue una idea que surgió en una llamada que tuve con unos amigos que viven acá en Alemania. Cuando yo decidí que quería ser cervecera, averigué muchos Máster y todos eran super costosos, más de 15.000 euros en su mayoría. Sin embargo había una opción,  aprender alemán avanzado C1 y lograr entrar en la Universidad Técnica de Munich, en la Universidad Técnica de Berlín o en Doemens Academy, que si bien, la educación no es gratis – es mucho más económico – puedes costearlo con un trabajo de medio tiempo en paralelo con los estudios. La primera vez que escuché la palabra Au pair no tenía ni idea de qué se trataba, mis amigos  me comentaron que era la mejor forma de aprender un idioma, sumergirte en la cultura y además ahorrar para poder hacer el máster. Al principio me parecía un poco loca la idea pero luego me fue gustando y me registré en esta página web:

AuPairWorld

Es una página completamente gratis, creas tu perfil y comienzas la búsqueda de la familia ideal.

     

El primer día que llegué a Alemania fue increíble. La última nevada del año fue mi bienvenida. Mi familia alemana ha sido la mejor.  Mi trabajo de Au pair lo llevo a la par con mucho estudio de alemán e inglés y con mi blog cervecero ¿Por qué? porque para estudiar en la universidad me exigen un nivel perfecto de ambos idiomas y además crear este blog siempre había sido mi mayor sueño ya que no pierdo la práctica cervecera y conozco otras formas de hacer cerveza en el mundo, como todo lo que vale la pena no es fácil, implica muy pocas horas de sueño (entre 4 a 5 horas) pero todo se puede, sólo se necesita mucha disciplina y ganas. Lamentablemente, no he tenido la oportunidad de visitar tantas cervecerías alemanas como quisiera – aunque parezca ilógico he visitado más en Italia, que en Alemania-, pero los próximos meses se vienen algunos PROST 100% alemanes.

 

Alemania, sin duda, es un país espectacular, muy verde, organizado y con una cultura totalmente diferente a la mía. Debo confesar que al principio fue bastante difícil el cambio – como todos los cambios- sobre todo el idioma ha sido una de las barreras más grandes que he tenido que vencer. Los primeros meses no entendía absolutamente nada de lo que me hablaban – no es que ahora sea una experta- fueron meses super complicados. Lo bueno es que luego de 5 meses, puedo decirles que no es tan horrible como se cree. Ya al menos entiendo lo que los niños me dicen – y es que definitivamente, ellos son los mejores maestros-. Todos los días, sin duda, vienen con un nuevo reto incluído.

   

Considero que lo que más me ha costado de este cambio tan radical, ha sido el hecho de que pasé de trabajar en una planta cervecera con mucho ruido, cerveza a diario, estrés, mucha libertad, mi tiempo, un trabajo super activo y muchos amigos; a:  jugar con los niños e intentar responder las  preguntas que me hacen con mi escaso alemán, hacer el intento de cocinar recetas venezolanas y alemanas- lo que nunca en mi vida había hecho y en lo que no tengo grandes habilidades, pero hago mi mayor esfuerzo y la mamá de los niños me ha enseñado enormemente-. Alemania, por su parte, es un país que tiene una cultura muy interesante, con muchas cosas por descubrir, es una cultura silenciosa y amigable, un país dónde no necesitas tener muchos planes B porque el plan A casi siempre es el que funciona – algo que me ha costado bastante, porque resulta que yo siempre planifico todo en base a muchos planes A,B C y a veces eso es un poco complicado explicarlo acá y desaprenderlo también-.  En fin, Alemania es un país con muchas reglas pero al mismo tiempo con libertad.   

 Y TODO absolutamente TODO es completamente nuevo para mi….

    

Ahora sí, a lo que vinimos. La primera semana que llegué, hicimos  una cerveza 100% artesanal y bajo la ley de pureza alemana, Reinheitsgebot – mi primera cerveza en Alemania y mi primera sin salas de control y sin equipos sofisticados- fue una experiencia inolvidable, que al final no quedó tan bien porque se formó demasiado CO2, pero fue sin duda un gran aprendizaje.

  Pero, ¿Qué significa  100% artesanal? y ¿Qué significa Reinheitsgebot?.

   

   

REINHEITSGEBOT…

Reinheitsgebot o Ley de la pureza alemana,  es una ley  que se proclamó el 23 de abril de 1516 en el Congreso de Estados Provinciales en Ingolstadt por los duques Guillermo IV y Luis X  y declaraba como únicos ingredientes permitidos para elaborar cerveza: agua, cebada malteada y lúpulo, la levadura se añadió más tarde a la lista (cuando Pasteur la descubrió en 1880 como parte del proceso de fermentación).  

“Antes de conocer el mecanismo de fermentación, los cerveceros usualmente tomaban el sedimento de una fermentación previa y lo agregaban a una nueva. Si no lo podían obtener, usualmente ponían una serie de vasijas y en el proceso aparecía por sí sola la levadura”.

 

 La intención de esta ley, era proveer al consumidor de suficiente cantidad de cerveza a un precio justo y mantener otros cereales para la elaboración del pan, por ello, se considera también como la primera ley de protección al consumidor.

También se cree que la principal motivación de esta ley se encontraba en que Guillermo IV de Baviera tenía el monopolio de la cebada; de esta manera, al no poder comprarle a nadie, más de un ingrediente básico para la elaboración, no solo aumentó sus ventas sino también el precio, ya que no tenía otros cereales competidores”.

 

Con el paso del tiempo y ante la reunificación Alemana, (la antigua, no la Alemania después de la caída del Muro de Berlín) la Reinheitsgebot fue implementada como buena práctica de calidad por cerveceros de otras regiones de Alemania, siendo esta ley de pureza parte de la legislación alemana hasta el año de 1986 que fue abolida y se sustituyó por las regulaciones de la Unión Europea, ya que actualmente la mayoría de los cerveceros utilizan azúcares externos al proceso natural de la cerveza, para generar la carbonatación.  Sin embargo, hay muchas cervecerías que dicen producir cervezas 100% Reinheitsgebot. Actualmente con el auge de las cervezas artesanales, el mercado cervecero ha evolucionado e incluso aquí en Alemania, uno de los países más renuentes a producir cervezas que no fueran Reinheitsgebot, ha tenido que ceder y abrir su mercado a cervezas con sabores diferentes y a nuevas tecnologías.

“A partir de 1993, una nueva ley de cerveza alemana más relajada, ha estado en vigor, aunque la Reinheitsgebot sigue vigente como práctica por muchas cervecerías alemanas, que lo utilizan incluso como una herramienta de mercadotecnia. De hecho, cervecerías de otras partes del mundo (sobre todo en la categoría artesanal), usan esa práctica de pureza y la promueven en su publicidad. Y aunque muchas cervecerías alemanas se apegan a la Reinheitsgebot, éstas no están obligadas a adherirse a este protocolo para las cervezas que exportan a otras partes del mundo. Es decir, una marca que se elabora para el mercado alemán es producida de acuerdo a la ley de pureza, mientras que la misma marca para un mercado como el estadounidense no necesariamente usa la misma fórmula, añadiendo otros ingredientes a su mezcla, esto ya sea por razones de paladar en el mercado objetivo, para darle más vida de anaquel a su producto, por ello muchas veces hay grandes variaciones en el sabor de una misma marca cuando es consumida en Alemania que cuando se bebe en otros países”.

Y ahora, ¿a qué me refiero con cervezas 100% artesanales?

Existen dos formas de fabricar cervezas: industrialmente y artesanalmente. Las diferencias son infinitas y aquí  no vamos a discutir cuál es la mejor, ya que ésto es un tema de nunca acabar y lo que más amo de la cerveza es  que hay para todos los gustos (la subjetividad). Por su parte, una de las principales diferencias es que las cervezas artesanales no utilizan ningún tipo de conservante, enzimas, clarificantes y por lo general los equipos son menos sofisticados que en las  cervecerías industriales. Muchas cervecerías artesanales siguen realizando trabajos manuales y no cuentan con salas de control con computadoras dónde se regula todo el proceso, las cervezas artesanales se producen en pequeñas cantidades y en las industriales producen millones de litros, las cervezas artesanales tienen grandes variaciones de sabor entre una cerveza y otra porque es muy difícil controlar todo el proceso y  en cambio las cervezas industriales son todas iguales o al menos eso es a lo que siempre se apunta, ya que es un proceso controlado y estandarizado.

LA BBC NOS MUESTRA AQUÍ EN UNA IMAGEN 3 DIFERENCIAS IMPORTANTES ENTRE AMBOS TIPOS DE CERVEZAS:

 

 Y AQUÍ LOS TIPS CERVECEROS:

  • Como cervecero, es muy importante conocer los equipos y las tuberías que se encuentran en la planta.
  • La levadura se debe dosificar de forma inmediata durante el llenado del tanque de fermentación.

Y PARA TERMINAR ESTE PROST….

QUIERO DAR LAS GRACIAAAAAAAAAAAS!!!

Crear este blog implica un gran esfuerzo, tanto monetario (aunque aquí he tenido la suerte de contar con muchos amigos) como de tiempo, pero debo agradecer enormemente a todas las personas que me han abierto las puertas de sus cervecerías, lupuleras y de sus casas, cada vez que viajo. Ha sido una experiencia maravillosa y todos los días doy gracias.

     

PROOOSSSSSST…

DEJEN SUS SUGERENCIAS Y COMENTARIOS ACÁ 

Y SOBRE TODO NO OLVIDEN:

“Camina siempre mirando al frente y nunca retrocedas o te estarás perdiendo de la inmensidad”

26 Comments

Deja tu Comentario